DOSIS DIARIA DE NOTICIAS CURIOSAS

...

martes, 12 de marzo de 2013

Shoenice22: el hombre que come por la fama

Muchas madres se quejan de que sus hijos no comen. Probablemente, la de Chris Schewe tuvo el problema contrario, el de impedir que se comiera todo, ya que este hombre tiene un talento único: es capaz de tragar cualquier cosa. Literalmente. Y usa su peculiaridad para entretener a la gente y convertirse en una celebridad en YouTube. Ah, y también detener el hambre mundial.

'Shoenice22', así se hace llamar en la red, es consciente de que mucha gente piensa que es un completo idiota, pero no está de acuerdo del todo. "Soy un idiota profesional", asegura sin inmutarse, ya que puede hacer lo que quiere, incluso cosas estúpidas, y convertirse en famoso por ello. Porque es muy famoso.

El canal de Chris es uno de los más populares en YouTube, donde tiene más de 200.000 suscriptores, y algunos de sus vídeos consiguen más visitas que los de las celebrities. Pero... ¿qué cosas traga este hombre que lo hacen tan entretenido? Una pistola de balines, una botella entera de vinagre balsámico o masilla de pintor son sólo algunas de las extrañas delicias que ha comido hasta ahora. A veces es repugnante verlo tratando de terminar sus platos sin vomitar y, sin embargo, a mucha gente le encanta.

A diferencia de otras celebridades de Internet, que hacen cualquier cosa por alcanzar la fama, la historia de Shoenice es bastante triste. Tuvo una infancia difícil, con un padre que no estaba la mayor parte del tiempo y una madre alcohólica. Luego se casó... y se divorció. Su familia lo echó de casa porque no podía entender su carrera en YouTube. Ahora vive en moteles donde filma sus vídeos con pasión.

Sin embargo, lo más sorprendente de este hombre es el hecho de que todavía esté vivo, teniendo en cuenta que se mete en la boca todo lo que le echen desde la infancia. Empezó comiendo hierba y piedras pequeñas, luego bicarbonato de sodio, y un buen día ingirió un tampón. "Se abrió en mi garganta como un paraguas y, cuando mi madre estaba tirando de la cuerda, con la cabeza entre sus piernas, se percató de que había dado a luz a alguien especial", recuerda.

No obstante, su misión tiene una razón con corazón: explica que en la década de 1990, cuando servía en el Ejército de los EE.UU. en Irak, al ver cómo los niños pobres morían de inanición, se propuso como meta vital tratar de acabar con el hambre mundial para siempre. ¿Cuál es exactamente el tipo de revolución que espera llevar a través de su canal?, se preguntará alguno. La respuesta: Shoenice tiene la esperanza de crear conciencia sobre la difícil situación de millones de personas que mueren de hambre a través de sus vídeos. Él prefiere no vivir a costa de que aquéllos que realmente trabajan para ganarse la vida, pero no pierde la oportunidad de regañar a los multimillonarios que hacen alarde de su riqueza en lugar de ayudar a los menos afortunados.
En algunos de sus vídeos más emblemáticos se come un rollo entero de 1.000 hojas de papel higiénico en 10 minutos, o se bebe una botella de pegamento. La mayor parte de lo que ingiere han sido peticiones de sus cientos de miles de seguidores. Sorprendentemente, esto incluye comida real, como comer 9 pizzas en 9 segundos. Sin agua.

En un corto documental que se hizo sobre la profesión de Shoenice, éste revela algunos de sus secretos: la marihuana medicinal y el zumo de arándanos que, según él, tienen la facultad de "resolver cualquier problema". Por el momento, espera que pueda resolver el hambre mundial en unos 3 años.

Fuente: odditycentral.com

Busca, busca