DOSIS DIARIA DE NOTICIAS CURIOSAS

...

miércoles, 6 de marzo de 2013

¿A alguien le apetece un buen baño de serrín?

Ni cremas hidratantes, ni envolturas en barro, ni bótox. Todo lo que se necesita para lucir una piel saludable y hermosa es un buen baño en serrín fermentado. Es la última moda, cómo no, en Japón, y parece que encanta a todo el mundo porque, dicen, hace retroceder el reloj biológico varios años. 

Al parecer, meterse entre virutas de cedro y ciprés de 15 a 20 minutos mejora la circulación, limpia la piel y ayuda con el dolor muscular. El serrín seco de los cipreses de Yoshino, que crecen en la prefectura de Nara, se muele y se somete a un proceso de fermentación único añadiendo enzimas de frutas y flores que se calientan de forma natural has alcanzar los 40 grados centígrado, haciendo sudar al usuario como si hubiera corrido un maratón de 2 horas. El proceso activa los órganos internos, aumenta las defensas y estimula la sudoración sin obstruir los poros, con lo que se elimina el sebo y la suciedad de la piel.

La popularidad de estos baños en salones de belleza se ha disparado recientemente en Japón, aunque se inventaron hace más de 70 años, en Hokkaido. Hoy día, sin embargo, se consideran una cura milagrosa para el acné, la anemia, la hipertensión, la obesidad e incluso la artritis, lo que hace que muchos japoneses desembolsen con gusto los 6.300 yuanes (75 euros) que cuesta este saludable tratamiento de salud y belleza. 
Fuente: odditycentral.com

Busca, busca