DOSIS DIARIA DE NOTICIAS CURIOSAS

...

martes, 6 de diciembre de 2011

Se gasta 25.500 euros en un postre para superar una ruptura amorosa

Un británico ha celebrado su 60 cumpleaños derrochando 22.000 libras (más de 25.500 euros) en el postre más caro del mundo. Carl Weininger, el comprador, degustó el lujoso manjar en el Hotel Sofitel, en el aeropuerto londinense de Heathrow, a más de mil euros el bocado.  
Weininger, dulce venganza
a más de mil euros el bocado.
El hombre quiso darse el capricho como estímulo para su moral, después de ser abandonado por su novia. "Me sentía deprimido desde principios de este año y sentía que esto podría ser un decente pick-me-up a que es algo que no haces todos los días, y la respuesta ha sido abrumadoramente positiva", ha contado sobre su experiencia.

El 'Chocolate Frozen Haute': oro,
diamantes y... más oro.
El llamado 'Chocolate Frozen Haute' se hizo con una mezcla de 28 de cacaos de todo el mundo, con hojas de oro comestible de 23 quilates y se sirvió en una copa hecha también de oro comestible ,con una capa externa hecha de chocolate negro amargo belga, y flores hechas a mano. Entre sus ingredientes se encuentran el caviar y mermelada de champagne, impregnada de melocotón, naranja y whisky y, en lugar de una convencional cereza, en la parte superior tenía un diamante de dos quilates. El postre también contenía una pulsera de oro de 21.000 euros y una cuchara de oro blanco engarzada con diamantes. 

Weininger, comerciante de diamantes de la localidad inglesa de Rugby, en Warwickshire, admitió que no era un gran amante del chocolate, pero ver el postre en televisión lo convenció para ser impulsivo. 
 Weininger, estómago y bolsillos llenos.
Agregó que estaba satisfecho de su compra, con la que también había ayudado a una obra de beneficencia, para dar a adultos niños con discapacidad, como él mismo, “la oportunidad de tomar a los cielos y volar". 

Diseñado como un huevo de Fabergé, el pudin de chocolate ha roto todos los récords anteriores, en lo que a postres caros se refiere, gracias a su lista de exclusivos ingredientes. 

El equipo culinario del hotel, de momento, está a la espera de la confirmación de que el postre tendrá su lugar en el Libro Guinness de los Récords. 

El récord mundial hasta ahora lo tenía el restaurante Serendipity de Nueva York con un postre, también con oros y demás, de más de 15.000 euros.

Fuente: dailmail.con.uk

Busca, busca