DOSIS DIARIA DE NOTICIAS CURIOSAS

...

domingo, 27 de noviembre de 2011

Un colectivo de enanos creará en Filipinas una ciudad a su medida

Los promotores de la idea: gente pequeña que piensa a lo grande.
Si uno mide sólo un metro o poco más de estatura, la vida cotidiana puede ser un desafío, especialmente si vive en las Filipinas, un país cuyo estado ofrece escaso apoyo a las personas bajitas. Sin embargo, la discriminación ha tomado un nuevo cariz, y ahora la gente pequeña de Manila ha decidido revelarse contra el estigma anunciando su intención de construir una nueva comunidad - de casas pequeñas - en un emplazamiento especialmente diseñado en función de su tamaño. 

"Estamos creando un proyecto de vivienda diseñado para la gente pequeña y tiene que ser algo único. Vamos a construir casas que serán como setas y zapatos gigantes", ha explicado Perry Berry, presidente de la Asociación de gente pequeña de Filipinas.

La gente bajita, camino de su futuro hogar.
Para abrir boca, uno de los bares más famosos de la capital filipina, la Casa Hobbit, inspirado en los libros de JRR Tolkien, está hecho por y para enanos: ilustraciones del Señor de los Anillos cubren sus paredes, la puerta es como la de la casa de Bilbo Bosón (el tío de Frodo) y hay restricciones en cuanto a la contratación del personal, ya que los camareros no pueden medir más de metro veinte. 

Pero la ambición del colectivo filipino de baja estatura va más allá. Los bajitos se han asociado y se reúnen la mayoría de los sábados por la mañana en un taller en la parte trasera de un piso propiedad del presidente, donde han desarrollado un plan radical al que se ha sumado todo el grupo: quieren salir de Manila y crear su propia comunidad a medida. 

Su idea es construir edificios adaptados a su tamaño, donde además intentarán obtener ingresos a través del turismo. Por ahora, un benefactor ha donado una parcela de 6.000 metros cuadrados cerca de la localidad de Montalbán, donde quieren crear un lugar llamado Dwarf city (La ciudad de los enanos). 

Y aunque su potencial nuevo hogar es de momento sólo pasto y árboles, el colectivo suele hacer excursiones hasta el lugar los domingos para acostumbrarse a la idea de vivir allí y conocer a los lugareños. 

Buscan, en definitiva, una vida sin discriminación, y no quieren limitarla a las 47 familias que actualmente son miembros de la asociación, por lo que su sueño contempla una población mucho más grande. 

"Un día, la gente se dará cuenta de que aunque somos pequeños, pensamos a lo grande", afirman.

Fuente: bbc.co.uk

Busca, busca