DOSIS DIARIA DE NOTICIAS CURIOSAS

...

miércoles, 2 de noviembre de 2011

La cuenta de e-mail más larga del mundo

0xLJB3F6C4C9D3EBCFD6BDF0B9DCC0EDzFJPJKFBCNYXJGL @mail.notes.bank-of-china.com Quejas contra el Banco de China por 'la cuenta de e-mail más larga del mundo' Una sucursal del Banco de China en una provincia del país recibido críticas por usar un largo e indescifrable correo electrónico de 76 caracteres como buzón de quejas, un e-mail que los internautas chinos han bautizado como "el más largo del mundo", informó la prensa china. Arriba, la dirección de la discordia; abajo, la alternativa, que también debe memorizarse. | SCMP La dirección, a la que debían acudir aquellos ciudadanos que encontraran un billete falso en Fujian (sureste de China), fue publicada en microblogs del país y se convirtió en uno de los temas más debatidos los últimos días en las redes sociales chinas, señaló el diario South China Morning Post. El email en cuestión es "0xLJB3F6C4C9D3EBCFD6BDF0B9DCC0EDzFJPJKFBCNYXJGL @mail.notes.bank-of-china.com", y no fue encontrado en una web (donde sería fácil copiarlo para pegarlo en un correo), sino en un cartel de la sucursal en la calle, por lo que había que "memorizarlo" o apuntarlo para usarlo. El correo no sólo es difícil de usar por su longitud, sino también porque alterna letras mayúsculas con minúsculas y usa varias veces el carácter "0" (cero), fácilmente confundible con una letra O, por lo que algunos usuarios lo han definido como "el test definitivo para la paciencia y persistencia de una persona". Los encargados de la sucursal explicaron que todo se debió a que idearon un correo en caracteres chinos pero éste fue codificado automáticamente en combinaciones de letras y números por los ordenadores, por lo que pasó a ser el galimatías mencionado sin que ellos se dieran cuenta. Las quejas y burlas motivaron que el banco, uno de los más grandes de China, cambiara la dirección por una más corta, aunque tampoco muy pronunciable, al menos en su primera parte (fjzhfjts@bank-of-china.com). Fuente: elmundo.es

Busca, busca